Top

Situación Actual del Sector Pesquero en el Pacífico Sur

En el cantón de Osa se han desarrollado varios esfuerzos por capacitar a los pescadores en diversas áreas como: la manipulación de productos pesqueros, manipulación de productos de desechos, reparación de botes, legalización de actividades pesqueras, tallas y especies de pesca permitidas, entre otros. Sin embargo, estas capacitaciones han sido limitadas a cierto sector y se han llevado a cabo de forma aislada, con poco o ningún seguimiento para asegurar la eficiencia de las mismas. 

Instituciones gubernamentales como el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), ha desarrollado esfuerzos para ayudar a familias catalogadas como en pobreza extrema, dándoles dinero para cubrir necesidades básicas como alimentación o apoyo para realizar actividades pesqueras, como por ejemplo: la renta de motores, pago de combustible, etc.

Sin embargo, la institución es consciente de que este tipo de asistencia no tiene beneficios a largo plazo, ni para las familias ni para el gobierno. Esto se refleja en el hecho de que año tras año, las mismas familias aplican por más asistencia social.

Click en la imagen para aumentarDe acuerdo a una encuesta llevada a cabo en agosto del 2011, con la participación de alrededor de 80 pescadores, los dos mayores obstáculos que ellos tienen que enfrentar son: a- las bajas capturas y b- los bajos precios pagados por los intermediarios (los cuales venden el producto al consumidor final con ganancias de hasta el 200%).

Este año, el IMAS y la Municipalidad de Osa, están uniendo esfuerzos para desarrollar un programa donde las familias lleguen a tener beneficios a largo plazo. Reserva Playa Tortuga ha sido contactada, solicitando apoyo, a través de la iniciativa del Proyecto de Pesca Responsable. Además, en este momento existen otras organizaciones del gobierno involucradas en este Programa Regional, como lo son: el Ministerio del Ambiente y Energía, Ministerio de Educación, Universidad de Costa Rica, Instituto Nacional de Aprendizaje, Banco Nacional, Instituto Nacional de Seguros, Instituto Costarricense de Electricidad, Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura.

Desde la perspectiva de la Reserva es mucho más urgente y eficiente intervenir en la preservación de la deteriorada actividad pesquera, que simplemente dar dinero (lo cual ha sido lo históricamente ha venido haciendo el IMAS).

Las causas de la pobreza de estas familias son diversas, pero un salario digno obtenido a través de la pesca sostenible puede ser parte de la solución de esta problemática. Además, las comunidades de pescadores, necesitan mejorar sus estrategias de mercadeo, en aras de obtener un precio justo por sus productos. Si estos dos puntos no son tratados de forma adecuada y la ayuda solo se enfoca en dotar de equipo a los pescadores, habrá más y más gente dedicándose a la pesca mediante métodos NO sostenibles, lo cual sería contraproducente, el sentido de que más pescadores estarían enfrentando los mismos obstáculos de hoy en día y poniendo en peligro los recursos naturales para el futuro. También, la pesca y los ecosistemas marinos como un todo está enfrentando serias amenazas, las cuales son las causas de la baja en las capturas, queja constante en los pescadores.

Entre las más importantes son:

– La sobreexplotación de los recursos marinos: La demanda de productos del mar produce una mayor presión sobre estos recursos. No hay inversión en programas destinados a restablecer las poblaciones de especies de interés comercial (por el gobierno, los pescadores, procesadores de mariscos, mercados locales, por ejemplo, supermercados, restaurantes, hoteles).

Por parte del pescador, hay un desconocimiento general / falta de educación con respecto a los métodos de pesca respetuosos del medio ambiente.

– La destrucción del hábitat de especies marinas: muchos barcos pesqueros que utilizan redes de arrastre de fondo como un método de pesca, que son altamente invasivas, atrapando y destruyendo todo a su paso.

– Las capturas incidentales: muchas especies de importancia para el equilibrio de los ecosistemas caen en las artes de pesca incidental (especies no objetivo), efectuando así el bienestar de otras especies que dependen de ellos (uso de trasmallos no permitidos).

– El deterioro de las áreas de reproducción: los manglares y los arrecifes de coral, dos de los principales ecosistemas para la reproducción de las especies marinas se están deteriorando rápidamente debido a la contaminación y la destrucción directa.

– Contaminación de las zonas costeras: No hay una gestión adecuada de los residuos en los centros urbanos cercanos a la costa. Uso de agroquímicos en la parte continental que llegan al mar a través de las aguas del río.

– Cambio climático: El cambio en la temperatura de los mares que la producción desequilibrada en el ecosistema y por lo tanto, las especies de peces que dependen de ellos.

 

La pesquería artesanal en el Pacífico sur de Costa Rica, en este caso en el área de influencia del Humedal Nacional Térraba Sierpe, tiene las mismas condiciones respecto al estado de las otras pesquerías artesanales del país. Se ha desarrollado en total desventaja respecto al crecimiento de la pesca a nivel industrial, como  por ejemplo la pesca con palangre,  en la que tanto flotas nacionales como internacionales están masivamente presentes en nuestro país, la pesca de atún, en este caso también en manos de la poderosa flota internacional, la pesca de sardina y también la pesca de arrastre de camarón, ejercida éstas últimas por gremios organizados de empresarios pesqueros de Puntarenas. 

El siguiente cuadro nos muestra la composición de las flotas pesqueras en Costa Rica para el año 2007, según la clasificación utilizada en el país. 

Tipo de Flota

Número de embarcaciones

Porcentaje

Artesanal pequeña

1742

71%

Artesanal media

424

17%

Artesanal avanzada

218

9%

Semi industrial

66

3%

TOTAL

2450

100%

Fuente: INCOPESCA

La marcada desventaja  de los pescadores artesanales ha derivado en la generación de  grupos muy representativos de personas,  en muchos casos con realidades sociales muy serias y en muchos otros, prácticamente en pobreza extrema, desorganizados,  y carentes de una estructura administrativa que les permita mejorar sus sistemas de pesca y su gestión comercial, por lo que su presencia en los mercados es prácticamente nula y su nivel de competitividad es muy bajo y limitado. Sin acceso a las oportunidades del entorno, sin capacitación ni acceso al crédito las comunidades pesqueras de Costa Rica sobreviven a cómo pueden y  aún así siguen significando un rubro importante a  nivel  de la economía nacional.